Asturias Región agropolitana
Medidas: 17 x 24 cm

Páginas: 240

Fecha de publicación: Oviedo, 2008
Asturias, región agropolitana: las relaciones campo-ciudad en la sociedad posindustrial

Jaime Izquierdo Vallina

¿Tiene futuro el campo asturiano? ¿Podemos aprovechar la disposición geográfica, la ubicación en medio del campo y el tamaño de nuestras ciudades como una ventaja comparativa? ¿Es posible frenar la difusión de la ciudad?

¿Tienen las aldeas y los espacios comunales un futuro distinto al abandono? ¿Es la intensificación y el monocultivo agrario y forestal la única opción en la marina? ¿Podemos cultivar desde las ciudades? Y, más aún, ¿hay alguna alternativa social, económica y ecológicamente viable al declive de la economía campesina?


A estas y a otras preguntas similares trata de dar respuesta este ensayo que reivindica el papel de la actividad agraria en el desarrollo regional y advierte de la urgente necesidad de actualización y respeto que merecen los conocimientos agroecológicos de los antepasados campesinos con los que se construyó el «paraíso natural» que nos han dejado en herencia.
Nuestras ciudades y villas de cabecera, y nuestras características biogeográficas, nos ofrecen las condiciones de partida para orientar el desarrollo regional desde una viable y original perspectiva agropolitana. Una perspectiva, una nueva mirada, que pretende la superación de la irrespetuosa supremacía urbana sobre el campo y de los principios de gestión espacial metropolitanos, aspirando, por el contrario, al fomento de la agricultura urbana, a la integración ambiental y territorial de la agricultura intensiva e industrial y a la rehabilitación funcional de los conocimientos agroecológicos esenciales para manejar los paisajes de los denominados «espacios naturales».





La Nueva España, 13 de mayo de 2010
 
El modelo agropolitano se extiende a Canarias

Tenerife adopta las propuestas sobre el desarrollo rural ligado a las ciudades que plantea Jaime Izquierdo para Asturias

 

Oviedo, M. J. I.

Llevar la cultura rural a la ciudad y crear un nuevo marco de relaciones entre lo agrario y lo urbano es la tesis sobre la que gira el libro «Asturias, región agropolitana», del asturiano Jaime Izquierdo, asesor del Ministerio de Medio Rural y experto en desarrollo rural. El modelo que este investigador asturiano propone para el Principado ha sido copiado por el cabildo insular de Tenerife. Para ello, el tinerfeño José Manuel Hernández Abreu y el propio Izquierdo han elaborado un documento que plasma lo que al autor llama «visión agropolitana», pero adaptada a la realidad de Tenerife.

Una de las ideas que defiende Izquierdo es que el gran potencial de futuros agricultores no está ya en el campo, sino en la urbe. «Desde su origen, si se considera a la polis griega como tal, las ciudades siempre han producido alimentos», indica. Sólo en los últimos 50 años esa función ha quedado relegada, hasta el punto de que los planes de ordenación urbana actuales no la consideran. El desarrollo del plan territorial especial para la ordenación de la actividad agraria en Tenerife trata de gestionar de la forma más adecuada los 1,8 kilómetros cuadrados de territorio rústico catalogado en la isla, en muchos casos, ligado a los núcleos urbanos.

Izquierdo señala que el ejemplo de Tenerife constata que en muchos lugares empiezan a ser conscientes de las ventajas que tiene la agricultura urbana. «Para ello es necesario hacer extensión agraria en la ciudad: difundir los conocimientos de horticultura entre los habitantes de villas y ciudades y ordenar la disponibilidad de suelo para cultivar alimentos». Izquierdo añade que los agricultores urbanos de los países más desarrollados no abandonan sus profesiones vinculadas a la ciudad.



Comentarios (0)


No hay comentarios
Añadir comentario